Hoy hablaremos del aceite de sésamo, al que podemos señalar como el más destacado de los aceites en el Ayurveda. El aceite de sésamo ha sido utilizado por el ser humano desde tiempos antiquísimos para la alimentación y la salud. De hecho,hacia el siglo XIII a.C. aparecen signos de su uso culinario en la tumba de Ramses III e Hipócrates recomendaba su uso en sus prescripciones.

Este fantástico aceite es antioxidante y bacteriano, aplicado terapéuticamente en adultos y en niños.

Tiene propiedades relajantes que ayudan a aliviar la ansiedad, la fatiga, el estrés, levanta el ánimo en momentos de depresión, nos proporciona mayor fuerza y vitalidad y favorece a nuestra memoria.

Ayuda a prevenir infecciones por hongos, infecciones nasales, nutre nuestro cuerpo, tratando patologías con sequedades severas de nuestra piel, como la psoriasis.

Con nuestros masajes templados conseguimos mantener caliente la zona tratada durante todo el día además también conseguimos una piel suave y flexible, nutriendo la piel seca y re-equilibrando la piel grasa. Reducimos flacidez, eliminamos grietas y desecaciones en manos y pies, fortalecemos las articulaciones( reduciendo el dolor de las mismas, proporcionándoles alivio), también lo utilizamos para las contracturas, todo con el fin de rejuvenecer cuerpo y mente, mejorando la salud..